8.07.2015

Entrevista a Jessica Trosman


 Había un viento que te volaba. Fue bajarme del auto en el estacionamiento de la Torre de las Comunicaciones y sentir que su fuerza me arrastraba al lado contrario. No importó nada, pude llegar a la hora pactada y prepararme para el momento de la entrevista con Jessica Trosman, una de mis diseñadoras preferidas por su gran manejo de lo textil y su identidad única. A medida que ibamos haciendo la entrevista pude deducir a una persona con ideas claras, que sabe bien a dónde va y en gran parte creo que es por eso que todo parece fluir siempre a su favor. Pero no es todo tan simple, sino que va acompañado de un trabajo y búsqueda incansable que es la que realmente la lleva a cumplir sus objetivos. Espero que disfruten de esta entrevista tanto como yo disfruté de hacerla, para los que viven en Montevideo, hoy sale impresa en Eme de Mujer del País. ¡Feliz viernes!

 Jessica Trosman una de las diseñadoras latinoamericanas más reconocidas en el mundo dijo presente en DUy (Diseño Uruguay), el Evento anual de Diseño organizado por la Cámara y el Conglomerado de Diseño de Uruguay.  Argentina, traductora pública de profesión, Trosman supo desde siempre que sería diseñadora de moda. Cumplió su sueño con creces, rompió barreras y mostró un punto de vista único y genuino que la llevó a ser seleccionada como uno de los 100 mejores talentos creativos del mundo, según la opinión de un jurado integrado por el mismísimo Alexander McQueen. En una región en la que todo parece ser obstáculos, con JT, una marca de prêt-à-porter y accesorios, ella es un ejemplo de que sí se puede.
¿Qué le recomendás a los diseñadores que recién empiezan y que quieren abrirse al exterior?
Que piensen internacionalmente. Tienen que ver al mundo como mercado; siempre y cuando eso les sea genuino. Siempre creí en hacer moda para el mundo, más que para un país. El mercado en Argentina, cuando es de nicho, es chiquito. Es mayor que el uruguayo, pero es chico. También recomiendo conocer bien al público al que apuntan. Podés montar la mejor empresa de moda acá, pensando que vas a vender y solo 10 pueden comprarte; es importante saber cuánto público tenés y si es real.
¿Cuál es la forma de internacionalizarse?
No es tan difícil, ahora está internet y el mundo está comunicado, es mucho más fácil. En mi época era más complicado. Tenía que remarla, investigar, no se sabía tanto quién estaba en puestos claves. Tenés que tener claro quién te gusta en la moda, cómo se mueve. Ver cómo hace su venta por mayor, dónde la hace, conocer su estrategia comercial y de prensa.
¿Cómo conviven tu rol de diseñadora y empresaria?
Tienen que ir de la mano, no existe que una persona haga solamente diseño. Cuando estás radicado en Latinoamérica hay que tener claro por dónde tenés que moverte, a quién debés tocarle la puerta, entender todo. Cuando empezás una empresa, sos vos la única persona, entonces tenés que ponerte en ese lugar de control.

¿Cuál es tu visión de acá a 5 años? ¿Es importante un plan?
Queremos ampliar el mercado nacional, tenemos proyectado abrir el año que viene un nuevo local, ya vamos por dos. Seguir la expansión internacional y básicamente, dentro de un año, empezar con una agencia de prensa en el exterior. Tenemos un escrito de qué hacer de acá a cinco años, pero vamos paso a paso. También ese escrito puede cambiar según lo que pase en la economía del país, pero hasta ahora se va cumpliendo. Sin un plan, caminás sin rumbo, hay que saber a donde se quiere llegar, es más ordenado.
¿Cómo es tu clienta ideal?
No tengo. No creo en la gente que desde un principio tiene toda la onda. Me gusta la que va aprendiendo de a poquito y se suma a nuestra tribu. Que aprende, lo asimila y luego vuelve una vez y otra. La llamamos “La Tribu JT”, nuestras clientas se transforman en familia, las distinguís a lo lejos, se vuelven viciosas con el producto.

¿A qué se debe la influencia japonesa en tu marca y manera de diseñar?
Me encanta Japón, es una cultura que está más allá de la tendencia. Me gusta su arquitectura sobre el cuerpo. Los admiro, me gusta la idea de lo tridimensional; eso es lo que a mí me da placer. Creo que eso los Japoneses lo saben hacer bien.

Se dice que Buenos Aires está de moda ¿Qué opinás?
No sé si está de moda, que hay buenos diseñadores. Creo a los extranjeros les parecemos chic, no somos tan faroleros como los brasileños. Ese aire de distinción, de los edificios súper importantes de Buenos Aires con sus puertas brillosas negras y manijas doradas, por ejemplo. Eso gusta, se ve chic. No sé si vienen a buscar moda, vienen a buscar una imagen y se inspiran, en el tango, la Patagonia, los cielos…

El trabajo con dos marcas internacionales
¿Cómo fue la experiencia de trabajar con marcas como Chanel o Rick Owens?
A Rick Owens llegué por mi cuenta. Contacté al gerente comercial, que me pidió enviara muestras. En ese momento, me llamó una amiga y me dijo que estaba por hacer fotos con Owens, su novio le hacía la escenografía con sus muebles. Ella hizo toda la gestión, le mostró mis cosas sin necesidad de que le tuviera que mandar nada desde Argentina. Todo sin decirme nada. Al otro día tenía un mail de Rick para reunirnos en París o en Bolonia, donde él tiene sus fábricas. Preferí irme hasta Bolonia donde está la cocina de todo. Me encontré con él y le hice una colección de estampas sobre cuero y por suerte pude hacerlo sobre producto nacional.
Con Chanel, también fue a través de un amigo que tiene una marca en París. Chanel estaba buscando gente que trabajara con estampas artesanales e intervenciones textiles. Así fue que se instalaron en mi oficina durante un tiempo. Les tuve que armar todo lo que habían elegido de mis desarrollos textiles, modificarlo y adaptarlo según lo que ellos querían. Hice toda una colección para ellos que se llamó la colección Scotland en el 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

If you make it, make it proud!

Pin it!