3.30.2015

F&P RECOMIENDA: MR. SELFRIDGE por Netflix


Uno de los escaparates originales de la época



Escaparate actual

Anna Pávlova en la serie



Uno de los primeros escaparates que crea Henri Leclair
Estar enferma por una semana no está bueno. Son aquellas temporadas donde la temperatura de playa se convierte de repente en la de noches frías de otoño; y el resultado no es otro que el de llagas  molestas. Pero no todo es malo Sres. Cuando uno piensa que ya no se puede sentir peor llega NETFLIX a salvar el día, brindando un sin fin de series geniales que no se verán afectadas por el bajo nivel de ancho de banda que nos da nuestro querido servicio de internet.
Las llagas no fueron tan malas, como tampoco lo fueron los días completos de MR. SELFRIDGE, una serie británica que nació en el 2013 que relata la vida de Harry Gordon Selfridge; el creador de la tienda por departamentos sinónimo del lujo de Oxford Street. Selfridges nació en EEUU, pero vio en el final de la hoy famosa y en ese entonces despreciada célebre calle londinense una oportunidad de la que nadie se había percatado aún y escandalizó a su tiempo. Desde el primer episodio te sorprende ver el tesón de este hombre que se tira a este proyecto millonario sin mayor sustento que el de sus propia y ganas y fe en que todo saldría bien. Concebía el retail como un espectáculo, como la creación de experiencias para los usuarios. El desarrollo de técnicas de marketing y disposición de productos eran simplemente revolucionarios para la época. Podemos decir que muchos le deberíamos agradecer un poco a este genial señor por nuestros trabajos actuales.

Si hay algo por lo que se conoce Selfridges- y tiene un lugar primordial en la serie- es por sus increíbles escaparates, que más allá de vender cuentan una historia. De allí nace el personaje de Henri Leclair, el director creativo de la tienda encargado de montar vidrieras conceptuales según lo que estuviera pasando o que las ventas requirieran en el momento. La relación entre las celebridades y las marcas también es un tema curioso. Muchos podemos pensar que fue de uso reciente, pero  Selfridges ya lo tomaba en cuenta; como cuando invita a Anna Pávlova a dar un espectáculo privado en su tienda y ordena diseñar un escaparate especial dedicado a esta estrella de la época. También cuando elige a Elena Love, una bailarina que resulta era su amante, como la imagen de Selfridges.

El concepto tan nuevo de la "IT girl" también se presenta, pero a través de influyentes mujeres de la nobleza que son las principales aliadas y consumidoras de la tienda. Más tarde en la serie también aparece a través de alguna de las hijas del mismo Harry, más específicamente cuando Violette Selfridge organiza sin el permiso de su padre una presentación para Jeanne Lanvin desempeñándose ella misma como modelo, desafiando los estereotipos de lo que puede o no hacer una "niña bien".

Más allá de todo esto se destaca el desarrollo histórico de la serie, como por ejemplo el trato que se les dio a las causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial. La exaltación del Imperio Británico en principio para elevar la moral y luego la partida de la mayoría del personal masculino que se veía obligado a  luchar por su país fueron temas centrales de varios episodios. Así mismo el cambio de rol de la mujer que esto significa, teniendo ésta que afrontar nuevas tareas generalmente adjudicadas al hombre. Es interesante ver como sus requerimientos van cambiando según su nuevo posicionamiento en la sociedad. Esto se ve reflejado sobre todo cuando Rose Selfridge (la esposa de Harry) crea un nuevo vestuario para todo el personal femenino encargado de las tareas de fuerza, que estaba claro no podían realizar con vestidos largos y corset.

No quisiera terminar este post sin mencionar al personaje de Agnes Towler, que al igual que el mismo Harry se hizo a sí misma y de alguna manera fue la primera empleada de la tienda.
Una chica humilde con padre violento y a cargo de su hermano, no habían muchas perspectivas para ella.
Selfridge la conoció en el primer capítulo, mientras que vendía guantes en otra tienda (todavía no se había creado Selfridge & co) e hizo sin querer que la despidieran, pero se ganó un lugar en su nuevo emprendimiento. Agnes, a fuerza de talento y ganas fue creciendo y desarrollándose; hasta que el mismo Harry la mandó a hacer pasantías en las Galerías Lafayette en París para que se entrenara. Termina siendo jefa creativa y de escaparates. ¿Diganme sino es la perfecta Cenicienta Fashionista?

Este fue mi "pequeño" resumen de esta maravillosa serie. Ud. no puede, no debe dejar de verla si es un verdadero apasionado de la moda y su historia.

¡Feliz lunes!

4 comentarios :

  1. Muy buen post. Se nota cual es tu pasión ; )

    ResponderEliminar
  2. Ya al finalizar el primer párrafo del post, me puse a buscar los primeros capitulos.
    Y cuanto más leía, mas me gusta la serie sin verla.
    Me encantan las series de época ademas.
    Saludos
    Ana

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post. También descubrí esta serie de pura casualidad... y me enamoré. Ahora estoy rogando que Netflix suba rápido la temporada 3. =)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen post. También descubrí esta serie de pura casualidad... y me enamoré. Ahora estoy rogando que Netflix suba rápido la temporada 3. =)

    ResponderEliminar

If you make it, make it proud!

Pin it!