8.28.2014

Que la polémica sirva


Muchas veces solemos escuchar definir a la moda como un modo de expresión personal por medio del que nos definimos y comunicamos nuestra visión del mundo. Esta frase tan repetida hasta el cansancio por infinitas voces, hasta a veces puede sonar a cliché, pero nunca toma tanto sentido como cuando suceden determinados hechos puntuales, como éste que estoy citando hoy y ayer causó revuelo en redes sociales y medios del mundo. Algunos podrán decir, qué tiene de grave una remera con rayas y una estrella, pero desde ya no hay que ser Foucault para darse cuenta de las connotaciones que lleva y las sensibilidades que se pueden afectar. Ahí es que toco uno de los puntos importantes de los que quiero hablar: ¿Son realmente conscientes los diseñadores de la responsabilidad que tienen al ser creadores de moda? ¿Se dan cuenta de los universos simbólicos  que crean a partir de sus prendas más allá de un mecanismo para cubrir el cuerpo? Viendo este caso, está claro que no siempre es así. Para los que se vanaglorian de que la moda es frívola y superficial, creo que que queda claro que la responsabilidad de su generador no es poca. La semiótica es simple pero también tramposa, el estudio de la historia y las culturas se vuelve primordial y como ya lo dije antes, debemos encontrar en la educación un aliado fundamental para evitar este tipo de hechos.
No es de extrañar que períodos históricos, grupos étnicos determinados y más recientemente, las mismas tribus urbanas o movimientos ideológicos hayan sido representados por una determinada tipología de vestimenta o características de imagen. Creadas por y para sí mismos para diferenciarse de los demás. ¿Qué pasa cuando esta diferenciación es impuesta en masa y tan solo es una manipulación psicológica para reducir al otro? ¿Qué pasa cuando la portación de una identidad masificada tiene el único objetivo de la pérdida de la identidad personal para pasar a ser solamente un número?
Nuestro estilo cuenta historias para quien nos ve a simple vista, habla de quiénes somos y de lo que hacemos. Cuando se nos quita el derecho a expresarlo en sus grados más básicos, es el primer paso de la extracción de nuestras libertades personales. Se crea una uniformidad con la única intención de que el sentido de lo único deje de existir.

Una cadena de tan masivo alcance, así como cada pequeño diseñador debe ser responsable de lo que comunica y hacerse cargo de las consecuencias.

3 comentarios :

  1. Me parece buenísimo el punto que tocaste. Esto claramente demuestra que la moda no es solo una frivolidad, en el sentido de una herramienta de comunicación, globalización, interrelación, y que hay que pensar muy bien cuando uno observa algo, que habrá de fondo tras eso. También, que el comprar por comprar en cualquier lado, no sirve para nada, y que si uno realmente pretende individualizarse, tiene que elegir con cuidado, buscando transmitirse, y no ser objeto de alguien más.
    Buenísima la nota, mucha conciencia!
    Un beso.

    https://lookeadisima.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Lamentable lo de Zara! Pero mas lamentable es que no es la primera vez : http://www.dailymail.co.uk/news/article-482476/Zara-bosses-forced-withdraw-Swastika-handbags-shelves.html
    Muy buena tu reflexión
    Ana

    ResponderEliminar
  3. No hay q ser ni historiador ni judio para saber q significa una remera rayada con una estrella amarilla. Lamentable...

    ResponderEliminar

If you make it, make it proud!

Pin it!