6.30.2015

Efecto Cinco, vale la pena.

Michelle Serván




Valentina de Llano, foto cortesía Valentina de Llano.
Javier Ramirez

Verónica Bueno




Rosa Oliveto

Moncloa, Matilde Pacheco. Foto cortesía Dress Mix
Hacer sentir, generar sensaciones de maneras inesperadas, experiencias que podamos recordar y que no queden en el olvido. Comunicar un mensaje que llegue correctamente a su receptor. Fácil de escribir, no tan fácil de lograr, pero esto y mucho más se le pide al diseñador a la hora de exponerse frente al público.
Hablemos de cuando se compaginan formas diferentes de pensar y a partir de un solo tema surgen cientos de interpretaciones diferentes, miradas únicas que uno ya conoce y da placer ver evolucionar.

Efecto cinco es eso, poder transmitir desde una mirada única . Es dar la oportunidad a que la moda como expresión cultural esté en el centro de la palestra; un recreo y un mimo para aquél que tiene que luchar tanto para hacer de sus creaciones algo que el consumidor, constantemente bombardeado, quiera elegir y finalmente comprar. En esta oportunidad transmitir y mostrar un punto de vista era la premisa, aunque tengo que decir que algunas piezas sí despertaron deseos consumistas, me declaro culpable.

El tema que convocaba era la luz en sus diferentes versiones, en el marco de su año internacional. Aunque suene a cliché decir que la luz es fuente de vida y creación, en esta oportunidad, un grupo de diseñadores independientes curados por Rossana De Marco nos mostraron que estaban a la altura de las circunstancias potenciando este concepto a través de desarrollos textiles, forma y color.


Michelle Serván, con su mini colección "Sunday Leaves"  me gustó por su visión
"back to basics" y pensar los estampados de otra manera, generados por la unión de las hojas y la propia luz. Verónica Bueno siempre me sorprende por el uso de estampados y visión lúdica que siempre sostiene. Toma elementos de diferentes movimientos artísticos para generar textiles diferentes y sobre todo, una propuesta para hombres que se agradece. El juego que genera la luz es lo que crea la coherencia en el conjunto.
Rosa Oliveto me hizo pensar en un casamiento en la playa o en el campo, entre el blanco y la transparencia de sus géneros. A pesar de la usual asociación de luz con pureza y su idea celestial, me dieron ganas de usar más de una de sus prendas por sus terminaciones y siluetas.
Javier Ramirez me inspira porque se le nota lo luchador y perseverante. La foto no hace justicia a lo bien que se veía su colección de primera mano. Me gustó la conjunción de materiales y el uso del género como filtro de luz, de lo que debe pasar y de lo que no.Igual siempre pido un poco más de edición, pero eso ya es cuestión de gusto personal.
 Matilde Pacheco, responsable de Moncloa, supo generar una identidad propia y algo distinto de lo que había en poco tiempo, lo que no siempre es fácil, sobre todo en el marco del tejido de punto con tan fuertes representantes. El manejo textil se basa en el juego lumínico que se genera en la arquitectura a través de aberturas y ventanas. Otra experiencia cotidiana y simple llevada a otro plano.
Por último, hablemos de Valentina De llano, que aprovecha esta oportunidad para jugar y experimentar. Si van al Centro Cultural España no  esperen encontrarse con sus típicos diseños (que siempre querés robarle a la modelo de la pasarela  y llevarte para tu casa), pero sí con su esencia minimalista y  uso de recursos que se admira a simple vista en sus siluetas.
Trabajó en colaboración con Hey Heyy Hemp -que tiene una gráfica genial-  marca que se inspira en las comunidades indígenas del sudeste asiático que vienen utilizando el cáñamo como fuente natural de su vestimenta.

Si quieren ver moda honesta y sensible vayan al Centro Cultural España, la exposición está hasta el 22 de agosto. ¡No se duerman!


6.23.2015

MIAMI DESIGN DISTRICT










Hace 8 meses aproximadamente que Miami ya no es el mismo. Tan conocido por su extravagancia y a veces vulgaridad, estaba clara la falta de una zona que expresara el lujo en todo su potencial, a la altura de las principales capitales de la moda. En el Design District encontré esto y mucho más; esto lo demuestra la presencia de los principales representantes de la moda y diseño actual a lo largo y ancho de sus calles. No faltó ninguno; desde Marc Jacobs pasando por Prada hasta Lanvin. Es necesario tomarse su debido tiempo para recorrer el predio como se debe, así como para apreciar cada local. Obviamente que los celulares y cámaras eran mirados con recelo y no fueron muchas las fotos que pude sacar, pero sí podrán ver mi recorrido más a fondo hoy en Fashion Lovers, a las 22:45 por Pop TV. Claro que se filmaba hasta que te decían que no podías filmar más, igual valía la pena. Uno de los puntos altos del día fue mi visita a Del Pozo, una marca de la que soy fan desde que pude ver su presentación en vivo en NYFW el año pasado. Su desfile me hizo vivir una experiencia de formas y colores difícil de olvidar y poder tocar sus prendas de primera mano fue un sueño hecho realidad. No hay nada como ver conceptos como branding o proceso de compra manejados y aplicados por los pros del área. Uno solo puede observar atentamente y aprender de los que saben.Jonathan Adler fue otra de las tiendas que me deleitó a nivel visual. Creo que no exagero cuando digo que me traería la tienda entera por courier si pudiera. Detalles de diseño, ambientes de ensueño, muy parecidos a los que solemos ver en reseñas de casas de celebridades, it girls u oficinas de musas/os inspiradores. 

El outfit es casi completo (top, falda y zapatos) de Nina Hauzer  + clutch de The Statement.
Un outfit elegante pero a prueba del calor agobiante del sur de la Florida. De alguna manera se siente bien usar creaciones propias al entrar a la casa de grandes creadores. 
Siempre por algo se empieza.   

6.15.2015

La zona más cool de Miami: Wynwood



 A veces la presencia de color es tan fuerte que se puede percibir a simple vista hasta en una foto en blanco y negro. Esa es un poco la forma en la que puedo describirles el distrito de Wynwood, la parte más arty de Miami, la que uno nunca se imagina que exista en una zona no con el mejor sentido de la estética en el imaginario popular (salvo por la magnífica arquitectura art deco). Wynwood es el lugar donde se nuclean los diseñadores emergentes, las galerías de arte y los cafecitos cool; acompañados por grandes murales que suman al paisaje. Mi outfit tenía que estar a la altura, y como no podía ser de otra manera usé mis propios diseños de Nina Hauzer y The Statement.  La Twiggy Shirt es una infusión de energía automática, con su combinación de colores y sus pequeñas ilustraciones de Twiggy en el medio.
Los zapatos Gio, en color amarillo, combinaban a la perfección y fueron los responsables de algunos de los mejores anécdotas a lo largo del viaje y de que ahora los calcen algunas chicas y no tan chicas cool de Boca Ratón. Para ensamblar el equipo y lograr un aire relajado, nada mejor que un short de jean, también perfecto para soportar el calor tropical. El clutch "My outfit" de The Statement, además de ser otro detonador de buena onda y conversaciones, es el complemento neutral para cualquier conjunto. Creo que en cualquier ciudad pueden pasar cosas interesantes si se busca más allá de lo común. En este caso del SawGrass o del Aventura Mall.

Pin it!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...