4.19.2015

Nuestra experiencia SPFW


Amapó, uno de mis desfiles preferidos (Foto cortesía FFW)

Amapó, uno de mis desfiles preferidos (Foto cortesía FFW)

Amapó, uno de mis desfiles preferidos (Foto cortesía FFW)

Amapó, uno de mis desfiles preferidos (Foto cortesía FFW)

Gloria Coelho (Foto cortesía FFW)

Gloria Coelho
(Foto cortesía FFW)

Gloria Coelho
(Foto cortesía FFW)
2nd Floor con zapatos Telma (Foto cortesía FFW)
 
Existen días y días súper intensos. El pasado viernes fue uno de esos que pareció eterno, pero en el mejor de los sentidos. Llegamos a Sao Paulo a eso de las 10 hs, fue llegar, preparar todo, cambiarnos y salir para finalmente concurrir a nuestra cita principal del viaje: SPFW. En un predio gigante donde es simple perderse, miles de fashionistas fueron convocadas por la moda; hablo de miles por que el lugar estaba a capacidad full a toda hora, todo con una organización envidiable y digna de copiar.
Apenas llegamos y nos acreditamos empezamos a vivir la experiencia de siempre; hasta que nos agarran para participar de un programa de televisión local y pudimos practicar portuñol ao vivo; ¡si alguien llega a verlo que nos avise! Ya la cosa pintaba divertida y se puso mejor al ver el trato increíble que dan a la prensa internacional pudiendo disfrutar los desfiles desde la primera fila y registrar todo con lujo de detalles. Mis preferidos: Gloria Coelho y Amapó. Cada uno con su estilo; Gloria con líneas net y una visión futurista a través de los géneros metálicos y paleta cromática acorde. Por otro lado Amapó es una especie de Moschino por Jeremy Scott al mejor estilo brasileño apostando al color y la osadía en cada pasada, donde la actitud es premisa. La tribuna se vino abajo (por decirlo de alguna manera) en el gran final donde las diseñadoras fueron ovacionadas de pie. Por último, 2nd Floor no fue mi propuesta preferida, fue un poco más de lo mismo; pero la emoción fue por ver los zapatos de Telma en pasarela (orgullo celeste). Es divino ir a esta clase de eventos internacionales y poder ver un pedacito de la moda uruguaya representado.
En cuanto a mi look aposté a mostrar mis diseños con la camisa Yves de Nina Hauzer (Ya les contaré más), el empowered clutch de The Statement y los zapatos Anna red. Tengo que decir que el nuevo red head look destacaba en el conjunto.
Terminamos exhaustas, pero la travesía valió la pena. Muy pronto van a poder ver el registro de todas estas experiencias por Uds. mismos, pero ese ya es otro post.
¡Feliz domingo amigos!

4.15.2015

My red-head story! L´oreal Professionnel it looks





L´oreal Professionnel nos desafió a cambiar y nosotras aceptamos encantadas. En el marco de su campaña "IT LOOKS" que protagonizan Jerry Hal, Helena Bordon y Loan Chabano internacionalmente, nos invitaron a ser sus representantes en este lado del globo. 
Los que me conocen saben que soy una "eterna brunette" que jamás se tiñó el pelo; pero fuera de la zona de confort siempre pasan cosas interesantes y era la hora de animarse al cambio. Empezamos el recorrido por las posibles peluquerías junto a Debbie Goldfarb, Mariana Añón y Sofía Bauzá (Rubia mala) donde cada profesional nos dio su mejor visión para cada perfil. Imaginarse diferente es todo un desafío que no siempre se materializa, pero si uno está en buenas manos no es más que dejarse llevar. Fue Mónica Fernandez (genia del color de "Amor mío") la que me dio vuelta la cabeza con esta nueva idea:
-¿Qué me recomendás?
-Te imagino con un cobrizo, te va a quedar increíble.
Mi mente incrédula no lo aceptaba. Me podía visualizar platinada, con el pelo gris, hasta blanco; pero jamás pelirroja o parecido.

Su peluquería estaba repleta y salí con la idea revoloteando por la cabeza.
Decidí volver por lo de Nacho Sarubbe, un estilista que acaba de abrir su peluquería en Avenida Brasil y Obligado. Me conquistó con su estética moderna y minimalista. Había algo en el lugar que me transmitía confianza e iba bien conmigo. Tenía la sensación de que cosas buenas podían pasar.
Ansiosa como soy, tenía que hacerlo ya. Creo que si lo pensaba un poco más no lo hacía. Puede parecer hasta banal la adrenalina que nos generan los cambios externos, pero es tan solo prueba de que son parte de la construcción de quienes somos y de lo que nos atrevemos a hacer.
La química es fundamental en el proceso. Sentirse cómoda y sobre todo no querer satisfacer a nadie más que a nosotros mismos, que al final de cuentas somos los que tenemos que vivir con las consecuencias (buenas o malas) de nuestros cambios. No estaba dispuesta a ser del club de las que salen de la peluquería llorando, de ninguna manera.
El final fue más que feliz. Sigo siendo yo pero un poco más empoderada. Y pelirroja.
Gracias L´oreal Professionnel, Mónica Fernandez y Nacho Sarubbe por tanta inspiración.
Se los recomiendo, cambiar está bueno.

3.30.2015

F&P RECOMIENDA: MR. SELFRIDGE por Netflix


Uno de los escaparates originales de la época



Escaparate actual

Anna Pávlova en la serie



Uno de los primeros escaparates que crea Henri Leclair
Estar enferma por una semana no está bueno. Son aquellas temporadas donde la temperatura de playa se convierte de repente en la de noches frías de otoño; y el resultado no es otro que el de llagas  molestas. Pero no todo es malo Sres. Cuando uno piensa que ya no se puede sentir peor llega NETFLIX a salvar el día, brindando un sin fin de series geniales que no se verán afectadas por el bajo nivel de ancho de banda que nos da nuestro querido servicio de internet.
Las llagas no fueron tan malas, como tampoco lo fueron los días completos de MR. SELFRIDGE, una serie británica que nació en el 2013 que relata la vida de Harry Gordon Selfridge; el creador de la tienda por departamentos sinónimo del lujo de Oxford Street. Selfridges nació en EEUU, pero vio en el final de la hoy famosa y en ese entonces despreciada célebre calle londinense una oportunidad de la que nadie se había percatado aún y escandalizó a su tiempo. Desde el primer episodio te sorprende ver el tesón de este hombre que se tira a este proyecto millonario sin mayor sustento que el de sus propia y ganas y fe en que todo saldría bien. Concebía el retail como un espectáculo, como la creación de experiencias para los usuarios. El desarrollo de técnicas de marketing y disposición de productos eran simplemente revolucionarios para la época. Podemos decir que muchos le deberíamos agradecer un poco a este genial señor por nuestros trabajos actuales.

Si hay algo por lo que se conoce Selfridges- y tiene un lugar primordial en la serie- es por sus increíbles escaparates, que más allá de vender cuentan una historia. De allí nace el personaje de Henri Leclair, el director creativo de la tienda encargado de montar vidrieras conceptuales según lo que estuviera pasando o que las ventas requirieran en el momento. La relación entre las celebridades y las marcas también es un tema curioso. Muchos podemos pensar que fue de uso reciente, pero  Selfridges ya lo tomaba en cuenta; como cuando invita a Anna Pávlova a dar un espectáculo privado en su tienda y ordena diseñar un escaparate especial dedicado a esta estrella de la época. También cuando elige a Elena Love, una bailarina que resulta era su amante, como la imagen de Selfridges.

El concepto tan nuevo de la "IT girl" también se presenta, pero a través de influyentes mujeres de la nobleza que son las principales aliadas y consumidoras de la tienda. Más tarde en la serie también aparece a través de alguna de las hijas del mismo Harry, más específicamente cuando Violette Selfridge organiza sin el permiso de su padre una presentación para Jeanne Lanvin desempeñándose ella misma como modelo, desafiando los estereotipos de lo que puede o no hacer una "niña bien".

Más allá de todo esto se destaca el desarrollo histórico de la serie, como por ejemplo el trato que se les dio a las causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial. La exaltación del Imperio Británico en principio para elevar la moral y luego la partida de la mayoría del personal masculino que se veía obligado a  luchar por su país fueron temas centrales de varios episodios. Así mismo el cambio de rol de la mujer que esto significa, teniendo ésta que afrontar nuevas tareas generalmente adjudicadas al hombre. Es interesante ver como sus requerimientos van cambiando según su nuevo posicionamiento en la sociedad. Esto se ve reflejado sobre todo cuando Rose Selfridge (la esposa de Harry) crea un nuevo vestuario para todo el personal femenino encargado de las tareas de fuerza, que estaba claro no podían realizar con vestidos largos y corset.

No quisiera terminar este post sin mencionar al personaje de Agnes Towler, que al igual que el mismo Harry se hizo a sí misma y de alguna manera fue la primera empleada de la tienda.
Una chica humilde con padre violento y a cargo de su hermano, no habían muchas perspectivas para ella.
Selfridge la conoció en el primer capítulo, mientras que vendía guantes en otra tienda (todavía no se había creado Selfridge & co) e hizo sin querer que la despidieran, pero se ganó un lugar en su nuevo emprendimiento. Agnes, a fuerza de talento y ganas fue creciendo y desarrollándose; hasta que el mismo Harry la mandó a hacer pasantías en las Galerías Lafayette en París para que se entrenara. Termina siendo jefa creativa y de escaparates. ¿Diganme sino es la perfecta Cenicienta Fashionista?

Este fue mi "pequeño" resumen de esta maravillosa serie. Ud. no puede, no debe dejar de verla si es un verdadero apasionado de la moda y su historia.

¡Feliz lunes!

Pin it!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...